PerfectCircle

De Agricultor a Torre

-De agricultor a Torre. De agricultor a Torre.
-Aquí Torre, adelante.
-Si, a ver si tenemos una hora o así sin nada hasta que venga EL avion, para entrar en la zona de seguridad a cosechar la alfalfa. Estaremos a media pista, enfrente de la torre.
-Recibido agricultor. Puede entrar. Mantenga escucha y le aviso si viene... alguien.

Y así tuve una tarde con una cosechadora al lado de la pista del Aeropuerto de Burgos. Un aeropuerto verde, que aprovecha para tener alfalfa plantada. Ya podían tener tomates y patatas.
  • Current Music
    Weak and Powerless; One Perfect Circle
RogerWaters

Iris, aquella noche

Mientras entramos en el Any Trouble recuerdo aquella primera noche que nos acostamos juntos. Estaba amaneciendo en una larga noche y estábamos en casa de su amigo Samuel. Al final, pub tras bar habíamos cerrado todo y nos habíamos quedado los tres solos en su casa. En aquel momento no tenía ni idea de lo que iba a pasar, aunque no me importaba mucho, porque la noche había sido fascinante. Pero en toda la noche no nos habíamos besado, estábamos los tres hablando como amigos, sin que entre Iris y yo hubiera un contacto que asegurara nada. Contacto que ninguno había intentado. Yo desde luego quería acostarme con ella, pero la conversación con Samuel era demasiado interesante como para estropearla excluyéndole del grupo. Así que sinceramente, tal y como estaban las cosas, era difícil imaginar que media hora después estaría dentro de ella.
Era la tercera noche que la veía, la primera habíamos charlado un rato y cocqueteado. La vez siguiente nos habíamos enrollado fugazmente, dos besos rápidos como promesa de lo que quizá pudiera llegar a pasar. No un rollo tórrido, no algo que asegurara nada, sólo una promesa de una posibilidad. En aquel momento ella estaba con amigos (uno de ellos muerto de celos) y no quiso dar un espectáculo delante de ellos, así que optó por ese morreo fugaz. Una forma de decir que el haber estado horas pasando de sus amigos y hablando conmigo eran muestra de un interés por algo más, y no simple devaneo para enervar a su medio rollo o para calentarme a mí. Y aquel día nos volvimos a dar los teléfonos.
Y habíamos quedado, pero por lo que explico más arriba, la situación todavía no era segura, porque no seguía las normas de un ligue, ni de un colegueo ni de nada estándar. Claro que eso era lo que lo hacía interesante. Había quedado con ella, pero para que me uniera a su grupo de amigos. Ella vivía en Torrejón y no tenía coche, así que bajaba a Madrid cuando venía con sus amigos. Y yo si quería podía coincidir con ellos, porque esa noche salían por el Barracudas, el sitio que yo frecuentaba y dónde nos habíamos visto por primera vez. Una situación que podría parecer casi de trampa.
Y yo, por mi lado, había quedado un par de horas antes para tomar un café y quizá más con otra chica con la que me había enrollado recientemente. Un rollo que no había pasado de magreos y besos y que había servido, principalmente, para dar un motivo final a que mi relación con Ana estallase de una vez. Marina no había sido la razón de la ruptura, sólo había sido el empujón final para que Ana también se decidiera a romper.
Pero bueno, esa es otra historia. El resumen ejecutivo es que había quedado con Marina más que porque me interesara, porque había que hablar algo de lo que había pasado. Marina estaba claramente interesada en mí, pero estaba empeñada en negarlo. No entiendo por qué tanta gente se empeña en decir lo contrario de lo que quiere. Si me hubiera dicho que quería liarse conmigo me hubiera puesto en un aprieto, porque yo estaba pensando en Iris y sus amigos, que un par de horas después iban a estar en el Barracudas, e Iris me parecía micho más interesante -y guapa- que Marina. Pero Marina quería que yo luchara por consumar lo que habíamos dejado en un calentón mayúsculo, y se empeñó en decir que yo no le interesaba.
-Pues nada, si no te intereso y lo de aquél día fue algo de una sola vez que no se va a repetir… qué te parece si cambiamos de sitio. El otro día conocí a una chica que hoy va a salir por un bar que yo frecuento bastante. En vez de estar aquí los dos solos, nos vamos a tomar algo con ellos, que puede ser interesante. Y así la veo a ella, que es difícil coincidir.
Eso le dije, y supongo que aceptó porque la dejé planchada. Ella se hacía la dura y yo le contestaba que estupendo, porque así podíamos ir a otro sitio donde había otra chica que me interesaba.
Si, había sido una noche divertida. Aunque no quisiera dar la impresión de que la diversión era poner a Marina en un aprieto, eso fue un efecto secundario. Divertido pero secundario. Realmente me interesaba Iris, y es a quien hice caso. Me había llevado a Marina porque ella esperaba salir hasta tarde y no iba a decirle "ahora te piras" y porque Iris iba con un grupo de amigos, tener a otra desconocida para ellos en el grupo mejoraba mi situación de desventaja.
Si, una noche larga i divertida por muchas cosas, de las que me voy a saltar gran parte. Tras tres horas y dos bares cogimos el coche y sólo quedábamos cuatro, Samuel, Iris, Marina y yo. Entonces se propuso Torrejón, porque si no encontrábamos nada abierto siempre podíamos meternos en casa de Samuel. Tras muchas dudas, Marina decidió que ya había sido suficiente noche y la dejamos donde quiso. En aquel momento me pareció estupendo que nos libraramos de ella. Estaba dispuesto a seguir dejándome llevar hasta donde fuera. Hacía tiempo que había decidido que era de esas noches en las que uno no tiene ninún control sobre lo que pasa, sólo puede aspirar a tener una buena actitud ante lo que le pase y disfrutar del espectáculo.
Lo más seguro, desde el punto de vista del polvo, hubiera sido apearme con Marina, que si dudaba en dejarnos no era porque le apeteciera seguir el plan que llevábamos, sino porque pensaba que yo podía aún decidirme por ella. Supongo que pensaba que yo ya le había dado su ración de celos y que tras la lección podía acabar la noche con ella. Pero yo no estaba interesado en Marina. Mi intención no había sido darle celos, algo que nunca hago, entre otras cosas porque como es algo que no siento nunca, no suelo pensar en que les pase a los demás -hasta que es evidente. Y asegurar un polvo tampoco tiene tanto de interesante. Irme con Marina los dos hubiera sido demasiado fácil. La conversación interesante y la situación complicada estaba ahí, con una chica que me gustaba pero que no se sabía qué quería conmigo y un amigo (y exnovio suyo) que tenía una gran conversación.
Meses después le contaba la aventura a un amigo y me comentó: Me hablas de esta aventura con esta chica gótica, llena de piercings y tatuajes, pero en realidad llevas una hora hablándome de la biblioteca que tenía su amigo en su piso. No estás interesado en ella, estás fascinado por su amigo, ex, lo que sea. Estás fascinado por esa librería dividida en dos, con una selección de la mejor narrativa en un lado y una selección de filosofía y ensayo en la otra. Estás fascinado porque estuviera dispuesta precisamente en dos muebles idénticos y separados, como dos mundos que se complementan, o como dos hemisferios de un mismo mundo. La simetría del continente y la selección del contenido de la biblioteca de Samuel, eso es lo que te fascina de verdad, no Iris.
Y es verdad, llevaba una hora hablando de eso, pero contesté: Pero piensa, esa chica, sin estudios, que se escapaba de casa y se peleaba con sus padres, que por sus amigos y tribu urbajna a la que pertenece no debería tener unna cultura o conocimeintos por encima de lo corriente, y que en muchas cosas parece clasificable como una joven rebelde de clase medio obrera, tiene algo especial. Lo tiene, y en vez de contarte ese algo, te cuento la causa. Esa chica con quince años se peleaba con sus padres y se refugiaba con su novio, este ser extraño que le va soltando libros, para que se instruya. Este chico que fue su novio durante cuatro años y durante 5 más ha sido su refugio y mejor amigo.
Iris sin dejar de ser una joven rebelde y problemática, tiene mucho más fondo que eso. Y la causa es Samuel y su biblioteca, y pos supuesto que Iris no es nada tonta y con su inteligencia ha integrado todos esos libros en su forma de ser. No estoy fascinado con Samuel, estoy fascinado con ella gracias a Samuel y sus libros, y su conversación.
Y eso es lo que había pasado en ese piso. Habíamos pasado 3 o 4 horas más, hasta bien amanecido, contando historias, que podían ser anécdotas tontas de sus amigos o disertaciones metafísicas, de lo trivial a lo profundo y de vuelta, pero siempre con ingenio. Así que yo estaba contento de haberme dejado llevar sin plan. Eran las siete pasadas y estando los tres en un piso de un dormitorio y sin haber besado a Iris en toda la noche, no parecía que fuera a haber sexo. Ni lo esperaba ni era demasiado importante en ese momento.
Y en ese momento Samuel me sorprendió diciendo: "Bueno, yo me voy a acostar. O saco una colcha y os quedáis ahí ¿verdad?"
Fantástica maniobra en la que se quitaba de en medio para que Iris hiciera lo que él debía saber que quería hacer, porque sin hablar él ya sabía sus intenciones, esas intenciones que yo desconocía, hasta ese momento. Hay pocos gestos tan elegantes. Me dejó realmente admirado, dejarle a su amiga su salón para que folláramos rodeados de libros, como si la habitación fuera nuestra.
Y eso es exactamente lo que hicimos. Follar. Que he de reconocer que fue un final inmejorable de una noche que poco antes parecía que no podía dar más.

Si, nos acomodábamos y pedíamos en el Any Trouble y yo pensaba en aquella noche, y en su cuerpo suave y esbelto, en cómo me rozaba con suavidad recorriendo toda mi piel y… y en los libros de su amigo. Ahora nos volvíamos a ver 5 años después. Ron Cacique con cola light para mí, cocacola sola para ella. Y ahora a ver de qué hablamos. Creo que mejor no digo lo que estoy recordando, ya hablaremos de esa noche más adelante, si es que tras cinco años sigue resultándome interesante -y yo sigo resultándole interesante a ella.
  • Current Music
    AC/DC Who Made Who
PerfectCircle

Traducción automática

Buscando una aplicación para escribir en forma de diario en el IPhone me encuentro una con las explicaciones en castellano. Pese a eso, leo pero no acabo de entender lo que explica, hasta que llego a las "features", entre las que está:
Teclado del paisaje

Tengo que pensar durante un rato, hasta que caigo en que es "landscape keyboard". Se puede usar en modo apaisado, lo que en el IPhone aumenta el tamaño del teclado tactil, modo en el que se puede llegar a escribir bastante rápido con los dos pulgares.
Con la pantalla de pie el teclado es más estrecho y cuesta pulsar sólo una letra cada vez, y dos dedos chocan.
Teclado del paisaje. I't comands eggs

Posted via LiveJournal.app.

PerfectCircle

A punto de explotar

Hay dias en los que se juntan demasiadas cosas. Especialmente odio no tener posibilidad de controlar lo que me pasa. Aunque no sea un control-freak, sentir que hay cosas muy importantes en mi vida sobre las que no tengo apenas control me afecta. Y últimamente se están acumulando demasiadas de esas cosas.

Estar totalmente colado por alguien es una, claro. Lo llevo más o menos bien, donde bien es un término relativo: sólo lloro de vez en cuando, y sin desesperación. Pero en estas semanas han ido cayendo más y más cosas, que hoy han llegado a ser demasiado durante unas horas.

Hace casi dos semanas que tengo el coche en el taller. Una avería que no debería haber sido grave (saltar el tapón del depósito de refrigerante) se convirtió en desastrosa. Había mantenido el motor encendido demasiado tiempo y entró refigerante por la entrada del aire, se mezcló con la gasolina y se cargó el motor.

Un motor nuevo. 5.000€.

Los 5000 que tenía que pagar dentro de dos días -letra del piso- No sé si conseguiré pagarla y ya no tener un duro durante el resto del mes, o ni eso

Desde finales de juio estoy trabajando en Burgos. Eso estaba bien, teniendo coche. Sin saber cuando me lo arreglan simplemente no puedo organizar nada de las muchas cosas que tengo que hacer en Burgos y en Barcelona.

El coche está en Madrid. En buena hora vine a ver a mis padres en unos días libres. Llevo 10 días varado aquí y esto se alarga. La semana que quería pasar en Barcelona ya parece desaparecer, y tener el coche en la ciudad en la que seguro que no lo necesito provoca muchos problemas logísticos.

Y hoy... el motor llegó el jueves pasado. El coche me lo deberían haber dado hoy, si eso hubiera sido lo único estropeado en el coche. Pero claro, si hay algo roto, ¿para qué desmontar el motor antiguo y ver si hay alguna pieza más que haya petado al fallar lo otro? No, es mejor tener el coche sin tocar nada hasta que llega el motor, sacar el antiguo y entonces darse cuenta de que también hay que cambiar un manguito muy importante del aceite y el embrague está gastado.

De hecho es posible que ese manguito fuera el culpable de todo, recalentando el motor hasta que hirvió el refrigerante. Brillantes mecánicos, que suerte que se han dado cuenta ahora

Como sólo estuvimos una semana esperando por el motor, ahora podemos esperar otra semana o más por las otras dos piezas. Y los 5000 se convierten en 5.600.

Más dinero y sin fecha para el coche. Los días libres que necesitaba pasar en Barcelona se esfuman. En Burgos tengo que buscar un piso o una habitación para compartir, porque no me da para seguir de hotel, pero tampoco me puedo acercar a ver nada, estoy limitado a ver anuncios por internet.

Y cuando pasa lo del coche los de la letra de 5000 me han dicho que si no está todo el dinero me llamarán sus abogados. Me deben dinero de un par de cosas (Renta, Seguro, mi empresa) y en cuanto entren esos pagos podré afrontar la letra. Se me ocurrió que decir la verdad y pedir un poco de flexibilidad podía funcionar.

No, no funcionó. Parece que prefieren ponerme una demanda a esperar un mes o dos.

Tengas juicios y los ganes, dice un viejo refán.

Todo eso y esta tarde me he hundido, al borde de un ataque de ansiedad.

Pensar que el sábado me lo pasé en grande con Iris. Claro que entonces pensaba que hoy tendría el coche y podría tener el control sobre algo, aunque sólo fuera el volante del coche y a dónde ir con él.

Ya me he recuperado, es lo que tiene escribir... O quizá fuera el valium.

Quería escribir la segunda parte de Iris, pero ya se sabe, lo urgente no deja tiempo para lo importante. Si consigo no entrar en suspensión de pagos seguiré hablando de ella.
  • Current Mood
    anxious anxious
Tool-Human

Iris

Iba conduciendo y pensando de qué hablaríamos. Estaba nervioso, no demasiado, pero sí un poco. Me había sorprendido que contestase y había tenido que decidir en apenas unos minutos si la llamaba o no. Me gusta hacerme a la idea de las cosas durante más tiempo, lo súbito de la decisión hizo que estuviera a punto de no contestar, pero esa chica me gustaba.
Me molestaba un poco como habíamos dejado de vernos, porque era una chica interesante, pero ella había huido. De eso hacía cuatro años. Más bien cinco. Poco más que con Blanca. . De hecho es posible que si hubiera seguido viendo a Iris no hubiera pasado lo mismo con Blanca. Otro hilo no cerrado de la misma época, otro fantasma de mi pasado que no fue resuelto en su momento.
Estaba nervioso, no porque me hubiera gustado en su día, sino porque, aunque yo suelo hablar de ella como una amiga, sólo fue un lío fugaz. Nos acostamos tres veces, creo; y salimos cuatro noches. Creo que ya no pude verla la siguiente vez que vine por Madrid. El asunto no había llegado a terminar de una manera natural porque ella se había asustado. No quería quedarse pillada, decía, y aunque pudiera parecer una excusa, la verdad es que parecía sincera.
Me había gustado, nos lo habíamos pasado muy bien tres o cuatro noches y ya no la había visto más en persona. Hablábamos por Messenger, pero al final no quedábamos, o ella estaba liada, o decía que si y luego cambiaba de opinión. Acabó mareándome más de lo que yo iba a insistir, porque me gustaba pero no para tanto. Pese a eso, seguimos hablando durante un tiempo por el Messenger, por lo que en mi memoria, es más que una aventura de un par de noches o tres. La llegué a conocer un poco mejor que eso.
Y guardaba un buen recuerdo de ella. Eso es lo que me había hecho volver a mandarle un mensaje, esta vez por FB, medio inexistente cuando habíamos dejado de hablar.
¿De qué vamos a hablar? pensaba yo. Una chica con la que me había acostado tres veces cinco o seis años antes. Una chica de la que me separaban tantas cosas, de educación, de ambiente, de edad, de… Tenía un buen recuerdo de ella y suponía que ella de mí, o no hubiera contestado dándome su nuevo móvil. Pero apuesto a que ella está nerviosa también. Por eso se ha preparado una huida, por si ese buen recuerdo resulta eso, un recuerdo que hubiera sido mejor no emborronar con la mancha de la realidad.
Llegué al Barracudas, aparqué justo enfrente. Era el sitio donde nos habíamos conocido. Eran las 22:30. Muy pronto para ese local, que es un pub de los que más tarde cierran de Madrid, pero antes abrían poco más tarde de las nueve. Estaba cerrado. Empezamos bien.
Mientras sacaba el móvil pensando en enviarle un mensaje vi a una chica morena, con el pelo largo, a unos veinte o treinta metros calle abajo. Me pregunté si sería ella. Otro color de pelo y otro peinado, pero no es una calle con mucho paso. Levantó una mano y me saludó.
Era ella. O al menos ella creía que sabía quien era yo, porque ni de coña me reconocía a esa distancia. Claro que yo estaba intentando abrir la puerta de un pub cerrado. Lo de estar a la puerta del Barracudas a las 22:30 hacía bastante seguro que yo fuera yo, si ella era ella.
Según se acercaba la observaba, no la hubiera reconocido fácilmente. La llamaron en ese momento, por lo que tuve un minuto o así para seguir observándola de cerca. Si, claro que era ella. Ya no llevaba el pelo rojo oscuro, se había quitado los ocho o diez piercings que tenía en la cara -labios, cejas, comisura de los labios ¿seguirá llevando los de los pezones? y ya no llevaba el maquillaje de chica gótica. De hecho apenas llevaba maquillaje.
Pero no iba a echar de menos que sus labios no sean morado oscuro, o que sus ojos no estén rodeados por un grueso trazo negro, como ojeras de mil años sin dormir.
Dejó el móvil y nos dimos un par de besos. "Si el Barracudas está cerrado, habrá que ir al Any Trouble", propuse. Y cogimos el coche -su coche.
Hablar, no sé si tendremos de qué hablar, pero guapa, sigue siendo guapa -pensé mientras nos dirigíamos allí.

De lo que hablamos... de eso escribiré en otro momento.
  • Current Music
    Tool, Lateralus
  • Tags
    ,
mantis, flores

Paradise By the Dashboard Light

 
Finalmente nos vimos y cenamos juntos. La llevaba a casa y hablé de Meat Loaf y Jim Steinman, del Rock Épico que en vez de caballeros y espadas junta todos los mitos del joven americano rebelde y rockero en pequeñas ciudades de los States. Y como todas las canciones tienen un punto de burla sobre si mismas. En este caso en concreto, el final.


III. PRAYING FOR THE END OF TIME
I couldn't take it any longer
Lord I was crazed
And when the feeling came upon me
Like a tidal wave
I started swearing to my god and on my mother's grave
That I would love you to the end of time
I swore that I would love you to the end of time!
So now I'm praying for the end of time
To hurry up and arrive
'Cause if I gotta spend another minute with you
I don't think that I can really survive
I'll never break my promise or forget my vow
But God only knows what I can do right now
I'm praying for the end of time
It's all that I can do
Praying for the end of time,
So I can end my time with you!!

BOY:
It was long ago and it was far away
And it was so much better that it is today

GIRL:
It never felt so good
It never felt so right
And we were glowing like
A metal on the edge of a knife
mantis, flores

Por segunda vez en la misma piedra

Estaba con Epsilon (el nick lo escogió él) hablando de Blanca, la chica que ha reaparecido en mi vida después de años sin ningún contacto, la protagonista del post anterior. Mi Rosebud particular.

Escogí el título del post porque estuve convencido de estar agonizando, tirado en una camilla en un hospital, pensaba que estaba en mis últimos minutos de vida. Agarrándo la mano de Christian, que estaba a mi lado, dije -entre otras cosas- que quería volverla a ver. Mis últimas palabras, convencido de morirme, fueron pensando en ella.

Claro que no me estaba muriendo. Era un ataque de ansiedad de los que baten records, con brote psicótico y todo. Me desconecté de la realidad y acabé seguro de estar agonizando.

Pues, como en Ciudadano Kane con Rosebud, mis últimas palabras fueron para ella.

Podríamos decir que estaba bastante enamorado. Bastante es mi forma de hablar, que nunca uso superlativos. En lenguaje normal ese bastante quiere decir "más de lo que yo mismo hubiera podido imaginar posible, y eso que tengo bastante imaginación."

Han pasado 5 años y aunque me había recuperado aparentemente, se ve que no. Estuve dos años pillado sin esperanzas, pese a no verla ni saber apenas de ella. Luego se me fue pasando, poco a poco. Incluso me llegué a encaprichar de dos chicas, una después de la otra. Parecía recuperado.

JaJa.

Como para ciertas cosas soy un poco obsesivo y le doy siempre miles de vueltas a todo, hablaba mucho de ellas con Epsilon. Hablaba tanto y le daba tantas vueltas que a él le parecía que estaba muy pillado. Cuando decía eso yo siempre le replicaba:

"No estoy pillado, sólo un poco. Estoy encaprichado, encoñado o como quieras llamarlo, pero no estoy enamorado. Por mucho que hable de ella el asunto no me duele y no estoy sufriendo. No estoy ni medio enamorado. Lo que pasa es que no me has visto enamorado de verdad y no puedes comparar, pero yo te digo que es otra cosa completamente distinta.

Ahora sabe de qué estaba hablando. Lo sabe bien.

So much for being recovered.

En el fondo la he debido seguir queriendo siempre, porque si no no se explica. Es difícil de explicar, se mire como se mire, que han sido cuatro años. Solo sé que estoy completamente enamorado de nuevo. Colado como sólo lo he estado una vez en mi vida, y también fue de ella. Tanto que siento dolor físico a veces, tanto que a veces me viene una oleada de sentimiento, como si fuera un escalofrío. Sentimiento puro, sin ir asociado a un pensamiento ni palabras ni nada racional o racionalizable, sólo un escalofrío que me recorre y me agita. Como si fuese energía, como si pasara corriente, como si me hurgaran en las entrañas.

Alguna vez lloro, claro. Pero pocas, salvo que haya motivos, como el del otro post, o algo que le ha pasado a ella.

Ahora E entiende lo que le decía. Le faltaba comparación. Como él es un poco frío y mucho menos emocional lo de Laura y Gemma le parecía bastante. Ahora ya sabe que no.

"Un poco pillado dices. Pero si ese día fue increíble. Si no hubiera sido por lo que temía por mi vida hubiera sido para contemplarte. Acelerando a tope, huyendo a toda velocidad de ti mismo, llorando a lágrima viva, zigzagueando entre los coches, y todo porque no la habías visto esa noche... Impresionante."

"No la había visto esa noche ni la iba a ver en el futuro cercano, y no la había visto en 4 años. No es como si hubieramos suspendido una cita entre muchas."

"Ya. Claro. Lo que digas. Estás pillado hasta las trancas. Impresionante. Verte era impresionante. Y verte ahora también."

"Ya, nunca me habías visto así."

"No, una cosa es decir "Nunca había visto así a Samael", pero otra muy distinta es que nunca, NUNCA había visto así a nadie. Ni así ni nada parecido. Nunca había visto a nadie actuar así por sentimientos hacia otra persona. Si te hubieran dicho que se había muerto tu padre podría, quizá, esperar algo similar, aunque también me hubiera parecido demasiado."

"Te sorprendí un poco."

"Un poco mucho. Lo de las otras no era nada. Pero nada de nada. Esto está en otro planeta, en otro sistema solar."

Y eso es lo que me pasa ahora. Estoy enamorado de nuevo. Y sin demasiadas esperanzas, al menos a medio plazo. A largo plazo siempre hay esperanzas, que la vida da muchas vueltas.

Pero está bien. Con todo el dolor que lleva -dolor físico, real- y con todas las lágrimas, y con todas esas cosas que parecen de novela romántica de esas que deberían usarse para hacer hogueras; está bien. Todas esas cosas que parecen frases vacías e ideales que no existen en la realidad, pero que son lo que siento ahora.

Pese a que sigo siendo yo, y hay que compaginar esos sentimientos con todo lo demás que lleva ser yo, como no creer en la fidelidad, o que me parezca bien la promiscuidad en general y la mía y la de ella en particular, o cosas así; que no son contradictorias, no para mí. Sólo faltaba que por querer a alguien me cambiara el sistema de valores. Que mis valores éticos no coincidan con los de la mayoría de la gente no quiere decir que no los tenga. Si algo tengo es una sólida ética personal. Así que no hay contradicción en quererla así pero seguir creyendo en lo que creía.

Como decía, está bien. Está bien querer a alguien. Lo prefiero a mi estado anterior. Por mucho que sufra, lo prefiero mil veces.

Iba a hablar de celos, pero doy demasiados detalles accesorios, tantos que son como para una entrada entera, que se acaba aquí.
  • Current Music
    Paradise Lost, One Second
WishHands

Rosebud. Wish You Were Here

Hay noches catárquicas. Hay momentos catárquicos pero últimamente estos siempre son durante noches pasadas con mi amigo Epsilon con quien suelo repasar los hechos consetudiunarios que acontecen en mi vida, y que a veces pasan de lo personal a lo importante, y a veces a lo muy importante. En una noche de copas y charlas me ayuda a desentrañar y a mirar con perspectiva lo que sea que me preocupe en el momento.

En este caso, me ayudó a ver lo que estaba delante de mis ojos, espero que a tiempo. A veces uno se ciega y no es capaz de ver lo que tiene delante de los ojos. Yo quería verla de tal manera que no pude ver lo que me pedía, pese a decir que lo entendía.

Lo peor es que de verdad lo entendía! ¡Si yo sentía lo mismo!

Lo entendía pero no podía entenderlo. No podía entender que ahora no iba a poder verla, cuando me moría por verla, y abrazarla de nuevo. Verla de nuevo en persona era tan importante que no podía creer que se postpusiese para un futuro indefinido y la presioné intentando poner un límite a esa demora. Límites impuestos por otros eventos que son totalmente secundarios y para nada importantes comparados con nuestra relación, con que ella estuviera bien, con que estuviéramos cómodos y con que nada volviera a causar problemas en una relación que ya ha pasado suficientes obstáculos.

Hay cosas tan importantes que no te dejan ver lo urgente, que en este caso era igualmente importante. O lo mismo es lo urgente lo que no me dejó ver lo importante… es que me estoy haciendo un lío.

El caso es que no la he visto y temo no haberla escuchado cuando más debía hacerlo. Aunque la noche era larga y los SMS’s sirven para alguna cosa como arreglar errores así, si es posible.

Y He llorado como un niño, que porbablemente me hiciera falta –seguro que me hacía falta- en brazos de un amigo que ya me había visto llorar, pero nunca jamás como hoy. Pocas veces en mi vida he llorado así –todo hay que decirlo.


Hay amistades que duran años separados y amores que duran más de lo que uno pudiera llegar a imaginar si tal le fuere contado en un futuro por otra persona que no fuera él. Hay lazos tan fuertes que duele sólo de ver como siguen ahí, pese a haber estado enterrados años, y que limpiando un poco siguen fuertes, uniendo a dos personas que una vez se comunicaron de una manera que pocas veces se consigue.

Y recuperar eso es precioso y doloroso a la vez, y me hece perder a veces la cabeza, porque son demasiados sentimientos de demasiadas cosas buenas y demasiadas cosas dolorosas y…

A veces todo es demasiado y uno colapsa. Y yo está noche colapsé en brazos de Epsilon, como ella colapsaba horas antes hablando por chat diciendo que no estaba preparada para que nos viéramos en persona.

 

Más grave fue el colapso del Tacoma Narrows -creo

Escribo esto en un teclado prestado y mi “amigo” ha puesto Wish You Were Here en el estéreo. Qué hijo de la gran puta!!  A veces tiene salidas brillantes.

Creo que voy a dejar de escribir antes de que lleguemos a la canción que da título al disco y vuelva a llorar.  Escucharé la canción sin pensar en escribir a la vez y volveré a llorar, por los dos ojos, como no podría ser menos tratándose de ella.

How I wish,

How I wish

you were here

Esperaré lo que sea menester, porque no va a irnos de aquí a unos días, ni a unas semanas. Si han pasado años, puedo esperar unas semanas. Y puedo intentar atender más a lo que me dicen.

Al menos a lo que me diga ella.


PerfectCircle

Si la vida es un experimento, por favor, que no me haya tocado el grupo de control

La frase del título me parece la mejor broma de psicología experimental que he oído. Si la vida es un experimento, por favor, que no me haya tocado el grupo de control.

Desgraciadamente, pese a mi buena memoria, no estoy seguro de haberlo escuchado o de si se me ocurrió a mí. Es un poco increíble dudar algo así, pero es lo que me parece recordar. Estoy razonablemente seguro de que si se me ocurrió fue al leer una broma parecida e hice una paráafrasis sin modificarla mucho.

Tengo una vaga memoria de eso, leer una broma parecida y pensar ésta, pero ese tipo de memorias es -con mucha frecuencia- falsa. Cuando se fuerza mucho la imaginación para recordar algo que no se recuerda el cerebro muchas veces hace que una historia que encaja bien acabe pareciendo casi real.

También tengo la imagen del EC-CYG estrellandose en el agua, pero esa memoria se que es falsa porque yo no estaba en la Torre en ese momento. Es una memoria creada por lo vivo de como contaba esa caída Germán.

Veo caer la avioneta como creo recordar haber hecho la mejor broma solipsista psicológica experimental. Si alguien conocía la broma antes, que me lo diga, creo que es más probable que no sea mía que lo contrario, memoria o no.

No tengo un ego tan grande.

Y el título de la entrada viene al caso de otra cosa, mucho más real. Mi cuñado y mi hermana se van a Inglaterra porque allí se exta probando un tratamiento experimental contra su cancer que resulta prometedor. El PSA le ha estado subiendo constantemente en los últimos meses.

En la metástasis del cancer de próstata, tras un par de años de tratamiento este deja de funcionar y empieza a extenderse. Parece que G está en esa fase y las perspectivas no son nada buenas. Así que van a ver si entra en una de los ensayos del nuevo medicamento.

Por favor, si lo cogen, que no le toque el grupo de control.

Supongo que esta entrada califica como humor negro. A veces me río de tantas cosas que no estoy seguro de si tengo gracia.

Pero si no nos reímos del cancer ¿de qué nos vamos a reir? ¿de que le rompan a alguien el cráneo?

De eso también, claro.
  • Current Music
    Tom Petty and the Heartbreakers; Echo
PerfectCircle

Las librerías ocupan mucho espacio

Ella me estaba ayudando a hacer la mudanza. Me he comprado este hermoso piso de 110 m2 y estoy llevando trastos desde donde he vivido alquilado durante los últimos cinco años hasta mi nueva casa.

Estuvimos horas haciendo cajas entre el polvo del increíble agujero de entropía en que se había convertido mi vivienda. Las revistas, discos y libros habían dejado de caber hacía años y se desparramaban por todo el espacio libre ocupable. El desorden adquiría proporciones dignas de un campeonato mundial. Las mesas estaban cubiertas de papeles de mas de un palmo de grueso; pilas de CDs de30 y 40 centímetos de alto, libros y revistas apilados por el suelo entre las patas de la mesa, al lado del sofa y virtualmente en todo otro lugar disponible.

Hacía tiempo que había dado por perdida la batalla contra el desorden -no es que nunca hubiera luchado mucho, pues yo soy una de las personas más desordenadas del universo- pero en los meses en los que había estado pensando mudarme me había dejado ir totalmente. Me mudaría a un sitio con espacio suficiente para todo.

El piso nuevo es estupendo, y Ella se lo pareció aún más por el tremendo contraste con el panorama del otro piso. Recorrió la casa midiendo las posibilidades de cada cuarto, como si fuera ella a vivir en él y no yo. El salón tiene más de 25 m2 y allí se detuvo contemplando las posibilidades para hacer fiestas y reuniones varias. Yo ya había pensado en esas posibilidades, pero que ella se ilusionase tanto casi me pareció un exceso de confianza. Parecía que iba a organizarme una fiesta en cuanto me descuidara.

"Bueno -pense- eso si estás tú entre los invitados."

Tras evaluar las posibilidades para una fiesta pasamos a las posibles disposiciones de los muebles. Cuantos ambientes hacer, donde poner los sofás y donde la mesa de comedor. Esas cosas. Estuvimos un buen rato dándole vueltas a las posibilidades.

Después de unos 10 minutos, cuando estábamos considerando si la mesa debía ir cerca del ventanal o en la pared opuesta, yo cambié a otra cosa que me preocupaba:

"También hay que pensar en las librerías. Había pensado en esa pared. Hay que ver como se distribuye porque también va la tele ahí."

Me miró un segundo e hizo un rapido movimiento con el brazo, como apartando de delante esa posibilidad:

"Las librerías quitan mucho espacio. Con todos los libros que tienes la sala quedaría muy cargada. Hay habitaciones de sobra donde puedes meterlos sin molestar."

O si... eso es lo que dijo.

"Pero allí cerca de la ventana la mesa tampoco estropea la vista desde el sofá." -Dijo poco después.

Tuve que pensar un momento para darme cuenta que había vuelto a lo que hablábamos antes de mencionar yo las librerías. Con una sola frase había desestimado la posibilidad de colocar libros en la sala de estar y había vuelto a lo importante para ella.

Continuamos hablando y yo la oía, pero ya no la escuchaba.

Una sala con sitio de sobra para dos sofás y una mesa de comedor y las librerías ocupan mucho espacio.

Impresionante ¿Cómo puede conocerme tan mal?

Cómo puede pensar que, si tengo que escoger entre que más gente pueda sentarse o que mis libros estén en primer plazo a la vista de todos, yo puedo preferir la gente a los libros.

Preferir la gente a la literatura... Estaría loco.
  • Current Music
    AC/DC, Dirty Deeds Done Dirt Cheap